6 diferencias entre buena y mala deuda

Siempre se habla de que toda deuda es por definición mala. Tanto con argumentos económicos como meramente emocionales. Por lo mismo, discernir entre qué deuda es una buena y sana versus una mala y dañina es una tarea difícil.

Por culpa de un sinfín de malas historias de malas deudas, la idea de que la deuda es per sé, maligna persevera entre el común de la gente.

Y es que la deuda, es incluso más antigua que el mismo dinero. El concepto en sí de la deuda es deberle algo de valor a otra persona, y el dinero fue creado para representar la deuda.

Hoy, la historia es mucho más complicada. Las deudas no solo vienen adjuntas a un valor que se deba, sino que tienen un montón de implicaciones como tasas de interés, periodos de pago, repactaciones y mucho más.

Para poder entender cuando es bueno tomar una deuda, debemos separar la deuda entre buena deuda y mala deuda.

6 Diferencias entre buena y mala deuda

  1. Una buena deuda tiene el potencial de generarte (mucho) más dinero en un futuro.

Como dice el dicho en inglés “it takes money to make money”, es muy común que necesites dinero, para hacer más dinero.

Y cuando no tienes dinero, bueno, ciertamente suele ser más difícil. Por eso, cuando te endeudas con un fin que puede generarte más dinero, es una buena idea.

Un ejemplo de esto puede ser endeudarte para tus estudios o para la compra de un bien que subirá su precio.

De esa manera, si bien tendrás que devolver más dinero a quien te lo prestó, los beneficios que obtuviste de ese préstamo, serán mayores que el interés que acumuló esa buena deuda.

Por otro lado, una mala deuda no solo te costará los intereses, sino que también te costará una pérdida de valor de lo que estés adquiriendo.

Esto se da en casos en que realmente no necesitas la compra, como puede ser un bien de lujo. Por ejemplo una moto de velocidad, un anillo de oro o una consola un poco mejor que la que ya tienes tú o tu hijo.

  1. Si no puedes pagarla con comodidad, probablemente es una mala deuda.

Ya sea si quieres adquirir un bien que sea necesario para ti o simplemente un gustito, si realmente no puedes pagarla, te hará más daño al final.

Si no puedes pagar tus cuotas a tiempo, podrías perder el bien que estás pagando, además de pasar una buena cantidad de malos ratos producto de llamadas de cobranza.

Siempre que uno asume una deuda, ya sea hipotecaria, con un amigo, grande, chica, de cualquier manera, debes saber que tienes la capacidad de pago.

  1. Si te generará más valor al final es una buena deuda.

Como regla general, una de las mayores diferencias entre una buena y una mala deuda es el valor que te generará al final.

Por eso, si el bien tiende a depreciarse, es decir perder su valor a lo largo del tiempo, ya comienza siendo una mala inversión. 

Claramente pueden existir excepciones al caso de cualquier manera. Por ejemplo, si quieres invertir en un bien que pierde valor pero es necesario para poder generar más valor es una buena inversión.

Por ejemplo, si quieres montar un restaurante, una freidora probablemente perderá mucho de su valor a los años de uso, pero es necesaria para poder cocinar y así generar más dinero.

  1. Buenas condiciones de pagos ayudan a generar buena deuda.

Digamos que efectivamente estás buscando endeudarte con el fin de adquirir algo que te generará valor en el futuro.

Aunque esta compra pueda ser inteligente, la manera en que la efectúes puede ser determinante.

Una tasa de interés muy alta, puede significar que estés pagando de más por tu deuda. Este tipo de problemas es común con créditos de consumo o de corto plazo.

Los créditos que son de ese tipo, solo deben usarse para situaciones de emergencia y no para compras que no lo ameriten.

Por ello, si existe una posibilidad que pueda ser un poco más lenta o tediosa, pero con tasas más bajas o condiciones menos restrictivas, lo mejor es tomarla.

  1. Aunque tengas el dinero suficiente, a veces una deuda puede ser buena

Tal como lees, aunque pareciese ser extremadamente contraproducente, tomar deuda en sí puede ser una buena idea en muchos casos.

Existen principalmente dos razones por las cuales endeudarte como persona natural, puede ser bueno para tus finanzas. 

La primera razón: si tu dinero puede ser usado para otro fin que te traiga más valor, endeudarse podría ser una buena opción.

Esto es debido al costo de oportunidad. Básicamente, el costo de perderte una oportunidad. 

Con un ejemplo concreto, si quisieras comprar un departamento para inversión y tienes el capital para hacerlo, si usaras todo ese capital en el departamento, perderías la oportunidad de invertirlo en otra cosa, como otra propiedad o un emprendimiento personal.

La segunda razón: para generar historial crediticio.

Cada vez son más las personas que al momento de querer tomar un crédito hipotecario, sufren por tasas altas por no tener historial crediticio. 

Simplemente, si nunca pides prestado, los bancos no sabrán cómo saber con gran certeza si eres un pagador responsable.

Por lo mismo, tomar pequeñas deudas puede mejorar tu perfil al momento de solicitar un crédito grande. 

Estas deudas pueden ser electrodomésticos, una bicicleta, bienes necesarios y no muy caros en general. Si cumplen con esos requisitos y la deuda tiene poco (o nada de) interés, tomarla podría ser una buena idea.

  1. No todo es blanco y negro.

Lamentablemente, algunos tipos de deuda no son fácilmente diferenciables como los que mencionamos antes.

Por ejemplo, tomar deuda para pagar otra deuda es una práctica común entre los deudores crónicos. 

Tristemente, tomar una deuda de este tipo puede ser una bola de nieve para algunos, pero a la misma vez, la única manera posible de alejarse de una peor deuda.

De igual manera, tomar deuda para invertir en algo poco seguro, puede ser tanto una buena como una mala deuda. Todo dependerá del resultado de la inversión.

Por lo mismo y como lección final, si uno quiere tomar una buena deuda, debe destinar el monto entregado a una inversión que sea lo suficientemente segura y rentable, para que la deuda pueda pagarse.

TUIN, la manera más simple de invertir en propiedades

En TUIN creamos un servicio en donde invertir en una propiedad sea más fácil que nunca.

Nos preocupamos de ayudarte a elegir el mejor departamento de inversión según tus metas y necesidades, te entregamos apoyo en el financiamiento y nos preocupamos de arrendarlo por ti.
Si estás interesado en invertir en una propiedad de manera fácil, segura y rentable, revisa si calificas en este link.

Comparte el artículo

DÍAS
HORAS
MINUTOS
SEGUNDOS

🇺🇸 MINI-CURSO GRATUITO 🇺🇸

Cómo invertir en tu Primera Propiedad en USA desde LATAM
(para no expertos)

Con ahorros menores a 30k USD y rentabilidades del 15% anual