La típica piedra de tope: quieres invertir pero no sabes ahorrar

Primero que todo, no eres el único

Hay mucha gente que no sabe ahorrar, y no es que estén rotos por dentro, simplemente no les enseñaron a ahorrar.

Ahorrar es un hábito que debes practicar, así que partiremos por ahí.

Para ahorrar, primero debes decidir hacerlo. 

Parece obvio, pero esto lleva un proceso que ayuda a la determinación y constancia.

Debes primero desearlo, luego debes ver la factibilidad de ello, comprometerte, planificarlo y comenzar a ejecutarlo.

Existen teorías que indican que nos cuesta ahorrar debido a una serie de factores naturales del ser humano.

Generalmente pensamos que el momento perfecto para ahorrar está en el futuro. Lo vemos como una meta para más adelante.

Tenemos la intención, pero nos cuesta concretar. 

Y te aclaro desde ya que esto le pasa hasta a las personas más disciplinadas.

Veamos diversas razones por las que la gente no ahorra, y trata de identificar cuál te sucede a ti.

Fantasías futuristas

Todos sabemos que lo más lógico es ahorrar para tener un buen futuro y tranquilidad económica.

Pero la verdad es que no estamos realmente conectados con nuestro yo del futuro, casi como si se tratara de otra persona. Por ende a veces no le ayudamos mucho.

Preferimos “ayudar” a nuestro yo del presente, y satisfacer sus necesidades, lo que muchas veces se traduce en gastos innecesarios e impulsivos.

Terminamos por responder a satisfacciones inmediatas y pasajeras con dinero que pudo haber sido depositado en la alcancía.

Qué difícil, mejor lo hago después…

Muy relacionado con el punto anterior. 

A veces ahorrar parece implicar el estar dando un paso muy grande y arduo.

Cuando esto sucede, se va retrasando la puesta en acción para evitar afrontar la tarea.

Dejar las cosas para un mejor momento, casi siempre desencadena en que ese momento no llegue nunca y terminas por perder tiempo valioso. 

Y dinero valioso también.

Voy a estar bien…

A otras personas les sucede que pecan de optimistas.

Tienden a pensar que más adelante estarán mejor, con mayor estabilidad y más plata.

Si bien puede ser cierto para personas que invierten en sus carreras y sus negocios, no es posible tener la completa certeza de un futuro mejor.

Esto lleva a muchas personas a pensar que ni siquiera necesitan ahorrar.

El optimismo es necesario, pero nunca tanto. Lo mejor es tener una mirada objetiva y entender que a veces las cosas no van como uno espera.

Nadie ahorra, yo tampoco…

Si en nuestro entorno, especialmente familiar, nadie ahorra, entonces 

probablemente repitamos esa mala costumbre.

Muchas de nuestras conductas y comportamientos son sociales y las personas de nuestro alrededor determinan nuestros patrones.

Si nadie a mi alrededor me muestra los beneficios de ahorrar, y me enseña a hacerlo, especialmente en nuestra etapa de crecimiento, es probable que no lo veamos como una conducta riesgosa.

O por lo menos, nos será más difícil darnos cuenta.

Ya, ¿y cómo ahorro entonces?

¡Oye pero no te enojes!. Aquí te explico una técnica bastante simple y poco exigente.

Algunas (muchas) personas dicen “la plata es para gastarla”.

Y de hecho, estamos de acuerdo con eso, pero hay que gastarla inteligentemente.

La regla del 50-30-20 te ayuda a gastarla de forma saludable.

Consiste en que el 50% de tus ingresos los destines a pagos mensuales obligados, tal como arriendo, transporte, comida, luz, agua, etc.

Otro 30% lo usarás para gastos no básicos, como por ejemplo, en ocio, ropa o algún gustito.

Y por último el 20% restante lo destinas, al fin, al ahorro.

Además, en Chile existen diversas formas de ahorrar dinero sin tener que asumir mayores riesgos.

Estos cuentan con la posibilidad de rentabilizar el capital, como fondos mutuos, depósitos a plazo, cuentas de ahorro, cuentas corrientes con pago de intereses y acciones.

Eso sí, estos instrumentos de ahorro tienen condiciones específicas para poder usarlos.

Por ejemplo, las cuentas de ahorro pueden ser abiertas con poco o nada de dinero, mientras que los fondos mutuos y las acciones requieren una capacidad monetaria mucho mayor.

Sea cual sea la elegida, debes estudiar muy bien cada una de las opciones y seleccionar la que más te convenga a ti.

Ahorrar para el pie

Si te cuesta ahorrar no es necesario juntar el dinero para pagar toda la propiedad al contado. Puedes comenzar con el pie.

El pie es la demostración de capacidad financiera más común, es básicamente la cuota inicial de un crédito o en otras palabras, es un pago por adelantado que se hace cuando uno toma un crédito.

Gracias al pago de este, el banco tiene mayor seguridad respecto de tu capacidad y responsabilidad financiera.

Si tu situación es aún más complicada, tenemos un beneficio para el pago del pie que puede ayudarte a invertir desde ya en un departamento. 

El Bono Pie es un aporte económico que te entregan las inmobiliarias o servicios de inversión inmobiliaria para ayudarte a financiar el pie de tu departamento.

Los rangos pueden variar entre el 1% y 10% del valor total de la propiedad en la que quieras invertir, dependiendo de distintos factores como el stock disponible, el modelo de negocio de la inmobiliaria y otros.

Y tal como aclaramos en este otro post de nuestro blog, no debes tenerle miedo a los créditos, especialmente cuando se trata de una herramienta para invertir.

Si aún te preguntas: ¿qué ganan las inmobiliarias ayudándome a pagar MI departamento?, entonces visita nuestro sobre el bono pie de TUIN.

TUIN, la manera más simple de invertir en propiedades

En TUIN creamos un servicio en donde invertir en una propiedad sea más fácil que nunca.

Nos preocupamos de ayudarte a elegir el mejor departamento de inversión según tus metas y necesidades, te entregamos apoyo en el financiamiento y nos preocupamos de arrendarlo por ti.Si estás interesado en invertir en una propiedad de manera fácil, segura y rentable, revisa si calificas en este link.

Comparte el artículo

DÍAS
HORAS
MINUTOS
SEGUNDOS

🇺🇸 MINI-CURSO GRATUITO 🇺🇸

Cómo invertir en tu Primera Propiedad en USA desde LATAM
(para no expertos)

Con ahorros menores a 30k USD y rentabilidades del 15% anual